El Seminarista De Los Ojos Negros

El Seminarista De Los Ojos Negros

Cuando en ella fija sus ojos abiertos
con vivas y audaces miradas de fuego,
parece decirla: —¡Te quiero!, ¡te quiero!,
¡Yo no he de ser cura, yo no puedo serlo!
¡Si yo no soy tuyo, me muero, me muero!
A la niña entonces se le oprime el pecho,
la labor suspende y olvida los rezos,
y ya vive sólo en su pensamiento
el seminarista de los ojos negros.

Un poema maravilloso que deseamos que lo disfruten

Anuncios Aliexpress
PowerPoints Relacionados
Comentarios Antiguos

No utilizar para comentar.(NO se borran)

Mostrar Comentarios Antiguos